Dreams are renewable. No matter what our age or condition, there are still untapped possibilities within us and new beauty waiting to be born.

-Dale Turner-

sábado, 24 de julio de 2010

Libertad... es un concepto atractivo, ¿verdad?

Sí, la verdad es que suena bien; tan bien que llega a ser incluso utópico. Digamos que yo no me considero "libre", o al menos no del todo, y después de esto vosotros pensaréis como yo.
Vivimos en el siglo XXI, era de la tecnología; eso quiere decir que, como poco, estamos enganchados a la televisión, si no a internet o a ambas cosas. Pero eso no es lo único que nos resta libertad, pues antes de llegar a esta época ya eramos presos de nuestras emociones, de nuestra imagen, de nuestro deber, de nuestra moralidad...
Para decirlo de otro modo, yo considero que hay ciertos factores que nos coaccionan. Si, por ejemplo, estamos ante esa persona especial y no queremos parecer idiotas, actuaremos de un modo distinto, estamos restringiendo nuestra libertad. Somos su esclavo, por así decirlo, aunque no de un modo retorcido ni morboso (allá cada uno con lo que haga en su tiempo libre, yo no me meto), sino de un modo intelectual. Mostramos... ¿cómo decirlo? una sumisión mental.
Y lo mismo ocurre cuando cumplimos con un deber que nos resulta molesto; sabemos que podríamos negarnos, pero también que eso seria contraproducente y lo hacemos aunque no queremos. Volvemos a "bajarnos los pantalones".
Podría poner ejemplos toda la noche pero siempre es lo mismo... Nos creemos libres porque no tenemos un amo que nos de latigazos, pero no debemos engañarlos, no lo somos. Ni de coña.

2 comentarios:

Buddy dijo...

En el fondo creo que todos pensamos igual, marionetas con hilos de conformismo. La publicidad nos hace desear coches y ropas, tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos. Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra, ni una depresión. Nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la televisión que nos hizo creer que algún día seriamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock, pero no lo seremos y poco a poco lo entendemos, lo que hace que estemos muy cabreados. Encontré la libertad, perder toda esperanza es la libertad. A veces me pregunto que hago escribiendo, por cada palabra que escribo es un segundo de vida menos para mi ¿no tengo otras cosas que hacer? ¿mi vida está tan vacía que no se me ocurre otra forma de pasar estos momentos? Quiero salir de casa, basta ya de tantas compras y masturbaciones quiero dejar mi trabajo. Empezar a luchar. Demostrar que estoy vivo. Si no reivindico mi humanidad me convertire en una estadística. Y una vez más todo vuelve a ser algo idílico, ojalá todos estuviesemos capacitados para librarnos de todo lo que nos ata y disfrutar verdaderamente de la vida.

Alma sin dueño dijo...

lo de actuar de manera diferente no solo es con la persona que te guste, o al menos no en mi caso, aunque siempr elo mire más com oque soy alguien muy variable, pues tu ssabes que yo soy bastante libre :D jajaja

Publicar un comentario